En Corteza & Miga no hay nada que nos detenga, ni siquiera la terrible situación sanitaria que estamos viviendo. Por eso, no paramos de darle vueltas al coco y pensar cómo podemos hacer llegar nuestros productos a más y más gente. Y no buscando un fin comercial, sino porque nos gusta hacer pan y bollería y nos encanta cuando nuestros clientes nos hacen llegar su reconocimiento a un producto bien hecho.

Por eso, nuestro obrador ha acometido una importante reforma, ampliando nuestra plantilla (sí sí, contratando a más personal en estos tiempos en los que hay tanta incertidumbre económica) y renovando nuestra maquinaria y espacio de trabajo. Todo ello porque ahora comenzamos a dar servicio también a tiendas, cafeterías y restaurantes que quieren ofrecer a sus clientes un producto completamente artesano y natural. Recientemente hemos firmado acuerdos con algunos puntos de venta de pan y pastelerías de la capital, así como cafeterías selectas que ofrecen nuestros productos a sus consumidores.

Estamos muy contentos de que este proyecto esté saliendo adelante, con el esfuerzo de todo nuestro equipo, y por eso queremos compartirlo con todos vosotros. Pero además, somos muy conscientes de que sin la ayuda de todos y cada uno de nuestros clientes no podríamos haber dado forma a esta nueva ilusión.

Os dejamos unas fotos de la última reforma, así como de nuestro trabajo diario.

×